Semana 30 de embarazo, ¿cómo son los movimientos del bebé?

La semana 30 de embarazo, la madre y el bebé ya están en su séptimo mes. En esta etapa, es normal que la mujer embarazada se sienta más cansada que de costumbre, especialmente por el peso de su vientre.

Su tamaño también puede empezar a molestar, causando dolor de espalda e impidiendo que mamá haga algunas actividades como conducir o ponerse en cuclillas completamente.

Momento de preparar la habitación o espacio del bebe

Por otro lado, es un buen momento para organizar algunas cosas para la llegada de su bebé: preparar su ajuar, planificar y ordenar su habitación son buenos ejemplos de las actividades que se pueden hacer.

La piel del estómago, que se está estirando, puede empezar a rascarse. En estos casos, se recomienda que en lugar de rascarse, la mujer se haga un masaje con hidratantes o aceites.

El estado de ánimo también merece atención. Debido a las hormonas y a la ansiedad, es normal que algunas mujeres se sientan más tristes durante este tramo final.

En algunas situaciones, los síntomas de la depresión posparto comienzan a manifestarse unas semanas antes del nacimiento. Así que si la tristeza o el desánimo es persistente, es importante hablar con el obstetra. 

¿Cuál es el peso ideal para la semana 30 de embarazo?

En promedio, el bebé a las 30 semanas pesa entre 1,5 kg y 1,8 kg, y mide aproximadamente 39 cm. Tiende a crecer, ganando peso y estatura todos los días.

Para ello, la nutrición de la madre es muy importante.

El hierro ingerido a partir de ahora fortalecerá al bebé y permanecerá con él hasta los 6 meses de edad, cuando podrá empezar a alimentarse de otras cosas que no sean la leche materna.

El calcio y otras vitaminas (A, B, C, D y K) ayudarán a fortalecer el sistema inmunológico, el sistema cardiorrespiratorio y otras partes del cuerpo como los huesos, los músculos y las neuronas.

Así, la dieta de la madre, rica y con variedades de frutas, verduras y granos, contribuye a la salud del pequeño dentro y después fuera del vientre.

Lo ideal es que la madre gane unos 500 g por semana, ya que el bebé está creciendo y engordando.

¿Cómo está el feto a las 30 semanas?

A la semana 30 dentro del vientre de la madre, el bebé tiene casi todos los sistemas y órganos formados. Si el nacimiento se produce en esta etapa, no hay tantos riesgos para la salud y la terminación de la formación del bebé, aunque puede que todavía tenga que permanecer en incubadoras de hospital para desarrollar los sistemas inmunológico y respiratorio.

Las uñas ya están formadas y deberían crecer en el momento del parto. Es común que algunos bebés tengan que cortarse las uñas aún en la sala de maternidad para evitar que se lastimen.

En el séptimo mes, su piel es rosa y lisa, ya que la fina capa de pelo que lo cubría (lanugem) se ha caído. Pero los hilos de ciertas regiones (pestañas y cabello) pueden permanecer.  Ahora probablemente comienza a girar para encajar la pelvis de su madre y así esperar el nacimiento en esa posición.

Movimientos del bebé: ¿Es normal sentir que la barriga tiembla?

Sí, es normal e incluso aconsejable que las mujeres embarazadas intenten sentir los movimientos del bebé, ya que esta agitación es un signo de que todo está bien y que sigue desarrollándose saludablemente.

Los temblores frecuentes son característicos de un embarazo normal, ya que son causados por el hipo del bebé. Cuando el vientre vuelve a temblar, la mujer embarazada puede observar movimientos que tienden a ser rítmicos y más sutiles que un codo o una patada.

Los temblores causados por el hipo son movimientos ligeros, sin dolor intenso, fiebre o sangrado. Si estos síntomas se manifiestan junto con los temblores, busque ayuda médica.  Este hipo es un buen indicio de que el sistema respiratorio se está desarrollando y madurando como se esperaba. 

Las creencias populares para detener el hipo (dar un susto, contener la respiración, tomar tres sorbos de agua, etc.), aunque funcionen para la madre, pueden no funcionar para el pequeño.

La mejor manera de lidiar con estos temblores es sentarse o acostarse en una posición cómoda, relajarse y esperar a que pasen. Por lo general, estas molestias sólo duran unos minutos.

El bebé tiende a estar más agitado y a tener más hipo después de las comidas, especialmente si la madre ha comido algo con azúcar, que le proporciona energía. El embarazo es un momento mágico. A las 30 semanas, el gran día del nacimiento comienza a acercarse, causando ansiedad y euforia.

El bebé está casi listo para venir al mundo, todo lo que queda es ganar peso y crecer un poco más. Por lo tanto, a partir de ahora, la mujer embarazada debe preocuparse aún más por su calidad de vida, especialmente por su dieta.

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)