Hoy en este articulo del Blog de Mamá vamos a hablar de la anestesia epidural. Hablaremos de lo que es y os daré como siempre mi opinión personal al respecto.

¿Qué es la anestesia epidural ?

La anestesia epidural es un tipo de anestesia y analgesia epidural. Se utiliza para bloquear el dolor o las molestias que pueda sentir una persona durante un procedimiento médico.

La anestesia epidural bloquea los impulsos nerviosos de la columna vertebral, lo que ayuda a impedir que las señales de dolor lleguen al cerebro. Esta forma de anestesia suele utilizarse durante el parto, las cesáreas y otros procedimientos en los que es necesario aliviar el dolor y sedar al paciente.

Epidural embarazo

La anestesia epidural es una opción popular y segura para aliviar el dolor durante el parto. Se administra a través de un catéter que se inserta en el espacio epidural, que se encuentra cerca de la médula espinal. La medicación bloquea las señales de dolor de la parte inferior del cuerpo, lo que permite a la madre estar consciente y alerta durante el parto, pero sin sentir dolor en la zona pélvica.

Uno de los beneficios de la epidural es que permite a la madre descansar, especialmente si el trabajo de parto es largo. Al reducir el dolor, la madre puede conservar su energía y concentrarse en el parto. Además, si surge la necesidad de una cesárea de emergencia, la epidural puede ser utilizada como anestesia para la cirugía, evitando la necesidad de una anestesia general.

Al igual que cualquier procedimiento médico, la epidural tiene algunos riesgos. Estos pueden incluir caídas en la presión arterial, dolores de cabeza después del parto y, en raras ocasiones, daño en los nervios. Sin embargo, es importante destacar que estos riesgos son bajos y que la anestesia epidural se considera segura tanto para la madre como para el bebé.

Finalmente, es esencial que cada mujer discuta sus opciones de alivio del dolor con su equipo de atención médica antes del parto. Aunque la epidural es una opción efectiva, existen otras alternativas para el manejo del dolor durante el parto que pueden ser más adecuadas dependiendo de las circunstancias individuales de cada mujer.

La epidural duele

Para muchas personas, la sola mención de la palabra “epidural” provoca un sentimiento de inquietud. Esto se debe, en gran medida, a la creencia común de que la epidural duele. Sin embargo, es importante aclarar que cada persona puede experimentar el procedimiento de manera diferente, y lo que para uno puede ser incómodo, para otro puede ser totalmente soportable.

El proceso de administración de la epidural implica la inserción de una aguja en el espacio epidural de la columna vertebral.

Aunque esto puede parecer aterrador, es importante recordar que antes de la inserción de la aguja, se aplica un anestésico local para adormecer la zona. Esto significa que la mayoría de las personas solo sienten una ligera presión o un pequeño pinchazo durante el procedimiento.

Además, es importante resaltar que el dolor de la epidural es temporal y generalmente cesa poco después de que se administra la medicación. En muchos casos, los beneficios de la epidural, como la reducción significativa del dolor durante el parto o la cirugía, superan con creces cualquier molestia temporal experimentada durante la administración de la anestesia.

En resumen, aunque la idea de recibir una epidural puede ser aterradora para algunos, la realidad es que la mayoría de las personas encuentran que el procedimiento es mucho menos doloroso de lo que imaginaban. Como con cualquier procedimiento médico, es crucial estar bien informado y discutir cualquier preocupación con su médico antes de tomar una decisión.

Finalmente, siempre existe la posibilidad de que algunas personas experimenten efectos secundarios o complicaciones después de recibir una epidural. Sin embargo, estos casos son raros y, en su mayoría, la epidural es un método seguro y efectivo para controlar el dolor.

Epidural efectos secundarios a largo plazo

La anestesia epidural es una técnica de anestesia regional que se usa comúnmente para aliviar el dolor durante el parto y después de ciertas cirugías.

Aunque es segura en su mayoría, hay posibles efectos secundarios a largo plazo que pueden surgir. Estos efectos secundarios pueden incluir dolores de cabeza, infecciones, sangrado alrededor de la columna vertebral y daño nervioso. Sin embargo, cabe destacar que estos efectos secundarios son extremadamente raros y la mayoría de las personas que reciben anestesia epidural no experimentan ninguno de ellos.

Los dolores de cabeza pueden producirse si se produce una fuga de líquido cefalorraquídeo durante la administración de la anestesia epidural. Este efecto secundario puede ser de corta duración, pero también puede persistir y convertirse en un problema a largo plazo. En la mayoría de los casos, los dolores de cabeza se pueden tratar con medicamentos y reposo, aunque en casos raros, puede ser necesario un procedimiento médico para sellar la fuga.

Las infecciones son otro posible efecto secundario a largo plazo de la anestesia epidural. Aunque es raro, puede ocurrir una infección en el lugar de la inyección, que puede propagarse a la columna vertebral y al cerebro. Si se sospecha una infección, se deben administrar antibióticos de inmediato para evitar complicaciones graves.

El sangrado alrededor de la columna vertebral es un efecto secundario muy poco frecuente, pero potencialmente grave de la anestesia epidural. Este efecto secundario puede ser más probable en personas con trastornos de coagulación de la sangre. Si se produce sangrado, puede presionar los nervios de la columna vertebral, causando dolor y, en casos graves, parálisis.

Por último, el daño nervioso es un efecto secundario a largo plazo extremadamente raro de la anestesia epidural. Si bien la mayoría de las lesiones nerviosas son temporales, en casos raros pueden ser permanentes. Los síntomas pueden incluir entumecimiento, hormigueo o debilidad en las piernas.

¿Cómo se administra la anestesia epidural?

La anestesia epidural se administra introduciendo una aguja o catéter en la zona que rodea la columna vertebral, llamada espacio epidural.

A continuación, se inyectan medicamentos anestésicos locales en este espacio para bloquear las señales nerviosas y evitar que lleguen al cerebro. La cantidad de medicación y la duración del procedimiento dependen del procedimiento que se realice y de las necesidades individuales del paciente.

La anestesia epidural y los bebés

La anestesia epidural se considera segura para el bebé, sin efectos a largo plazo. No interfiere en modo alguno en el parto ni en la capacidad del bebé para mamar. Algunos estudios han demostrado que los bebés nacidos con anestesia epidural tienen más probabilidades de ingresar en la unidad neonatal tras el parto, pero esto no se debe a ningún peligro para el bebé, sino a que la anestesia puede prolongar el parto y dificultar que la madre puje.

En general, la anestesia epidural es un método seguro y eficaz para controlar el dolor del parto. Si los médicos determinan que la epidural puede administrarse con seguridad, puede ser una opción excelente para proporcionar el tan necesario alivio del dolor durante el parto sin comprometer la seguridad de la madre ni del bebé.

Efectos secundarios de la anestesia epidural para el parto

Los efectos secundarios de la anestesia epidural para el parto son mínimos, pero pueden incluir una disminución de la tensión arterial y una sensación de entumecimiento en las piernas. En raras ocasiones, la inserción de la epidural puede causar un fuerte dolor de cabeza que puede tratarse con medicación.

Además, el uso de anestesia epidural durante el parto también puede disminuir la cantidad de producción de leche de la madre, aunque este efecto es temporal.

Ambulación y Parto

Los efectos de la ambulación en el parto son controvertidos, ya que una revisión Cochrane de 2009 descubrió que las mujeres que caminaban tenían un parto más corto, de aproximadamente una hora. A pesar de ello, no se recomienda el uso de la epidural, ya que puede ejercer una presión adicional sobre la espalda y dificultar la deambulación.

¿Dónde se pone la epidural?

Se administra por medio de una inyección en la espalda para ser más exactos se inyecta en una zona que se encuentra en la parte baja de la espalda. Se administra en un pequeño espacio fuera de la medula espinal.

Esta anestesia hace efecto en torno a los 10-30 minutos y durante el parto se administra en dosis bajas seguras para la mamá y el bebé.

Si me preguntáis si la anestesia raquídea duele os diré que no, el proceso es bastante rápido y antes de ponerte la inyección te duermen la zona por fuera con un espray muy frio.

Más que nada sientes como una presión pero nada de dolor, es importante que durante el procedimiento estés lo mas quieta posible, esto ayuda a que todo se mas rápido.

Y aquí viene la pregunta del millón que se hacen muchas futuras mamás ¿cuánto duele un parto?

Pues la verdad queridas compañeras os diré que depende, depende de la tolerancia al dolor que tengáis cada una de vosotras. Hay quienes sufren muchísimo, otras que dicen que fue soportable y en menos cantidad que no les dolió nada.

Aquí juega un papel importante el que estés preparada emocionablemente para el proceso de parto, que confíes en ti y que no dejes que nadie te haga sentir que no puedes. ¿Por qué os digo esto?

Pues porque a mí en mi tercer parto me machacaron emocionalmente y pensé que no podría. Llevaba claro mi deseo de no ponerla y fue tal presión la que sentí que al final no confié en mí y no hay día que no me arrepienta.

¿Cuándo se pone la epidural?

La epidural debe ponerse siempre cuando el parto ya se ha desencadenado y la mamá esta dilatada de 3/4 cm esto es importante pues de ponerla antes se podría ralentizar el parto y eso es algo que no queremos.

¿Epidural sí o no?

Pues veréis aquí también entra la decisión que hayáis tomado cada una de vosotras, es válido ponerla como no hacerlo. Cada una tiene sus motivos para decidir una cosa u otra.

Si decides ponértela ¡adelante! Hoy en día es un método muy seguro y te darán toda la información que necesites en la cita que tendrás con el anestesista (generalmente suele ser a partir de la semana 28 de embarazo)

Resuelve todas tus dudas, valora pros y contras. Y en mi opinión no pierdes nada por dejar ese papel firmado, porque si, debéis firmar un consentimiento.  Tanto si quieres como si no yo recomendaría siempre firmar este papel por si acaso luego nos arrepentimos o si es necesario porque el parto se complica.

anestesia epidural en el parto
Anestesia Epidural 13

Anestesia epidural complicaciones y efectos secundarios

Como con cualquier anestesia existen algunos efectos secundarios o complicaciones  que podemos tener, sabéis que me gusta ser sincera así que os los voy a detallar:

  • Picor generalizado como consecuencia del fármaco empelado
  • Retención de orina tras el parto, suele ceder a las pocas horas (bastante frecuente)
  • Dolor en la zona de la punción durante unos días tras el parto
  • Punción de la duramadre (membrana limitante del espacio epidural); no es grave, pero produce intenso dolor de cabeza durante el post-parto.  Suele retrasar el alta médica ya que requiere de más días de ingreso.
  • Parece aumentar la incidencia de partos instrumentados.
  • Es posible que el catéter penetre accidentalmente en el espacio intradural obligando a retirarlo y repetir la técnica.  Esta complicación es grave si no se detecta a tiempo.
  • Hematoma epidural, daño directo de estructuras nerviosas o infecciones del sistema nerviosos central, son poco frecuentes y son consideradas como complicaciones graves.

Además dependiendo de la edad y patologías previas puede haber complicaciones extras que os las dirá el propio anestesista en la consulta previa.

Experiencia personal con anestesia epidural

En mis partos utilice esta anestesia, con Nicolás no tuve ninguna complicación salvo dolor de cabeza que se paso a las pocas horas.

Con Dulce la cosa fue diferente me pincharon y se me hizo un hematoma, me empezó a sangrar y me quedo la zona hipersensible  llegando incluso a durarme meses el dolor en esa parte de la espalda.

Con Alejandro iba decidida a tener un parto sin epidural no por estas complicaciones, si no porque así lo deseaba yo. Pero a falta de autoestima y fuerza de voluntad acabe cediendo a las indicaciones de ponerla.

No sé si será casualidad o no pero Ale nació con fórceps, un parto que nunca olvidare por lo mal que fue todo desde el principio.

No tuve ningún efecto secundario y si hablamos de la técnica en si no me molesto para nada. 

Esto como siempre es una opinión personal y cada familia, cada mamá debe decidir lo que ella quiera sin presiones es tan valido ponérsela como no. Así que como siempre os digo seguir vuestro instinto.

Espero esta información pueda resultaros de interés y ayudaros a resolver alguna duda que podáis tener.

Os invito a seguirme por RRSS donde podéis @mamaflorblog allí estamos un poquito más cerca de vosotras y estamos formando una comunidad de gente bonita que cada día va creciendo. Me encantara teneros por allí.

La anestesia epidural es un tipo de anestesia y analgesia epidural que se utiliza para diversos procedimientos quirúrgicos y terapéuticos. Puede aliviar rápidamente el dolor y acortar el tiempo de recuperación, pero conlleva algunos riesgos. Es importante que hables con tu médico sobre los posibles riesgos y beneficios antes de someterte al procedimiento.

mamaflorblog
mamaflorblog

Hola a tod@s Soy Florencia Olmos Verger
Mamá de familia numerosa, Redactora y Social Media Manager
En este pequeño espacio comparto información para familias sin olvidarnos de nosotras las grandes olvidadas. Como experta en cosmética te daré diferentes tips y te hablaré de las últimas tendencias.
Si lo que buscas es una persona cercana que te cuente las cosas de forma real estas en el lugar perfecto. Quédate y acompáñame en esta aventura.

blog de maternidad y familia

SUSCRÍBETE AL BLOG

Solo es un Click y

Nos ayudaría a seguir publicando más contenidos interesantes y de mayor calidad

Muchas gracias por subscribirte :)