Hoy vamos a hablar sobre las dificultades que podemos tener a la hora de cambiar el pañal a nuestro bebé.

Porque si, llegado el momento puede convertirse en una auténtica guerra.

El cambio del pañal es algo necesario y rutinario, generalmente utilizamos mucho tiempo en esta rutina tan necesaria y hasta cierto punto no hay ningún inconveniente.

Pero cuando nuestro pequeño/a bebé crece ya no quiere ni oír hablar del cambio de pañal es en ese momento donde las familias decimos ¿Pero si antes no tenía problemas porque ahora no quiere? ¿Por qué se niega a que le cambie?

¿Por qué mi bebé no quiere cambiarse el pañal?

Da igual si esta con pis o caca, tu bebé escapa por toda la casa cuando escucha “te has hecho caca”? “vamos a cambiar el pañal”. Y sí, sé cómo te sientes papá/mamá por eso te cuento que tú bebé está actuando de forma totalmente normal y aunque resulte una auténtica guerra debemos entender que ser un bebé requiere de muchos “trabajos” jugar, explorar y desafiar constantemente los límites de tu paciencia.

guerra por el cambio del pañal

Obviamente cambiar el pañal no entra dentro de sus “trabajos”, obvio que estar tumbado no les agrada para nada, para ellos es perder tiempo.

¿Todos los bebés tienen ese comportamiento?

No os voy a engañar existen algunos afortunados que no pasan por este proceso yo misma con mi hija Dulce nunca tuve este problema en el cambio del pañal. Aunque sí que es cierto que llegados a los 18 meses prácticamente todos “remolonean” un poco. Si sois esas familias afortunadas que no sufren esa pataleta cuando hay que cambiarlos ¡Enhorabuena!

Si no, animo, aunque resulte agotador, que lo es no deja de ser una etapa como otra, que pasará y quedará para el recuerdo. Más adelante os reiréis aunque ahora no os haga ni pizca de gracia. Llegados a los 18 meses todos sufren una crisis como os comente en un post anterior y este es para ellos un momento de rabieta.

¿Cómo hago para hacer el cambio de pañal más llevadero?

Es difícil no os lo voy a negar y requiere de una dosis extra de paciencia y tiempo. Lo primero que debemos hacer es solicitar la colaboración del bebé, pediré que nos ayude a buscar el pañal limpio, toallitas y pedirle que nos ayude a quitarle el pantaloncito o lo que lleve puesto.

Esto suele funcionar aunque no todas las veces… También resulta muy útil tener algún juguetito que lo entretenga mientras lo tenemos tumbado, hablarle de lo que estamos haciendo también ayuda mucho a que el peque no se desespere tanto.

El peor momento del cambio de pañal y en el que más los bebés suelen patalear, gritar y llorar como descosidos es cuando los tumbamos. Por eso una excelente opción es “el escondite “este juego siempre es un éxito entre los niños/as así que esconder el pañal limpio entre su ropita para que lo encuentre funciona muy bien para que asocie el cambio de pañal como un momento divertido.

Otra solución es si es solo pis cambiarlo de pie y utilizar pañales tipo “braguita o calzoncillo” estos pañales se ponen de forma más rápida así que son una buena opción para limitar el malestar que produce el cambio de pañal a nuestro bebé.

¿Y si nada de esto sirve?

No os voy a engañar, con 3 hijos he tenido que probar diferentes “técnicas” algunas fueron las descritas arriba pero como no todos los bebés son iguales no siempre son eficaces.

Pero os cuento un secreto, si nada de lo anterior funciona (que esperemos que sí) podemos optar a dejar custodiar al bebé algún objeto que sea “prohibido”. Os explico, a todos los pequeños/as les encanta tocar aquello que, no deben, o que no permitimos que toquen por diferentes motivos.

cambio del pañal en niños y bebes

Así que si tenéis algún objeto prohibido (que no sea peligroso, claro está) podemos utilizarlo para que nuestro bebé lo custodie mientras los cambiamos.

Alejandro es el típico bebote que se esconde para hacer caca y cuando detecta que te has dado cuenta ya escapa por todos lados para evitar que lo cambies. Aunque debe estar incomodísimo él a su bola, chilla y patalea con todas sus fuerzas cuando lo cojo en colo para cambiarlo. El ya sabe que vamos al cambiador y no lo soporta…

Pero os contaré que este pequeño guerrillero en ocasiones se deja cambiar sin problema.

Si habéis llegado hasta aquí seguir leyendo porque aunque seguro que conocéis este truco os voy a contar que es lo que de momento, y digo de momento porque nunca se sabe si seguirá funcionando estamos usando con Ale.

Alejandro llora como loco con el cambio del pañal, pero cuando lo siento y le dejo tocar mi esponja eléctrica para el rostro automáticamente deja de chillar. También tengo un as bajo la manga y es el mando del televisor.

Si si, algo que todos los padres/madres decimos que nunca jamás dejaremos a nuestros hijos pero que en determinadas circunstancias pueden ayudarnos a paliar situaciones que nos estresan a ambos.

El sabe que solo se la presto un poquito cuando está en el cambiador jeje. Diferente es cuando estamos fuera de casa, ahí el señorito y casi todos no suelen protestar tanto, pero si lo hace no suele ser ni la mitad de berrinche que en casa. En ese caso respiro profundo cuento hasta 10 y intento cambiarlo lo más rápido posible, sin hablarle, eso empeoraría la situación. Ya que al estar en otro entorno intentar hablarle solo lo crispa más.

Obviamente cada familia es un mundo y vosotros sois los que mejor conocéis a vuestros pequeños, así que venga ¡ánimo! Seguro encontraréis la forma de que este momento rutinario sea lo más agradable posible y si no es agradable pues al menos que el pequeño no desespere.

Gracias como siempre por tomaros la molestia en leerme espero de corazón os pueda servir de ayuda, si queréis os espero por RRSS allí estamos comentando muchos temas de interés y compartimos nuestro día a día. Los espero.

blog de maternidad y familia

SUSCRÍBETE AL BLOG

 

Llevate GRATIS

 

Nuestra Guía

 

"Cuidados Del Bebé"

 

Política de privacidad

Muchas gracias por subscribirte :)