fbpx

Vegetarianismo

Hoy os quiero contar como cambie totalmente mi alimentación y el por qué me volví vegetariana.

Hace años que me vengo planteando muchas cosas, pienso en como es mi vida en lo que me gustaría cambiar y en cómo realizar esos cambios.

Desde pequeña siempre ame la naturaleza y los animales, siempre fui muy “bichera” y al ir creciendo en mi cabeza surgían un montón de dudas en cuanto a la alimentación.

Cuando somos pequeños no tenemos el control de lo que comemos pero a medida que crecemos podemos ir tomando pequeñas decisiones en cuanto a los alimentos que consumimos.

A medida que fue pasando el tiempo y fui creciendo me fui sintiendo como perdida en cuanto a este tema, en mi cabeza rondaban mil preguntas…

Por qué te gusta tanto salvar perros, gatos pero después vas y te comes una chuleta de cerdo, me sentía incoherente conmigo misma ,con mis actos.

Esto fue lo que durante años me rondo la cabeza y me hizo dar un paso que sería trascendental y que cambiaria mi vida por completo.

Ser vegetariana

Tomar esta decisión me hizo sentir estar en sintonía conmigo misma y con mi entorno. Soy de las personas que creen que cada acto aunque sea pequeño cuenta.

Y aunque hoy en día sigue siendo muy difícil tomar este tiempo de camino, cada pasito que damos es un pequeño logro hacia un mundo mejor, con respeto por esos animalitos que sienten, padecen y por ayudar a nuestro planeta.

Además creo que uno tiene que predicar con el ejemplo y cuando tenemos hijos pienso que no hay nada mejor que qué ellos vean como actuamos, como somos y él porque de nuestros actos.

Cuando tomas una decisión como está la gente te mira raro pero no solo los de fuera los de tu familia también pues es algo que se sigue viendo como extraño, diferente y que a día de hoy mucha gente no comprende.

En mi familia son de churrasco los domingos así que imaginaros lo que fue dar este paso…

Te van a faltar proteínas siendo vegetariana

Esta es una de las frases que más me han dicho, porque claro, en un mundo donde la industria cárnica mueve millones es lógico que todo el mundo piense que solo comiendo carne tienes proteínas.

Pero esto está muy lejos de la realidad, la alimentación vegetariana cuando se hace de forma equilibrada es realmente sana y beneficiosa para nuestro organismo, sin faltarnos en ningún momento ninguna vitamina, proteína o hidratos.

Por poner un  ejemplo, las legumbres tienen un altísimo nivel de proteínas y se han convertido en mis grandes aliadas.

¿Cómo fue el proceso?

Si hablamos del proceso en si os tengo que decir que fue progresivo, después de meditarlo y decidir dar el paso pensé en la forma correcta de hacer este cambio sin que mi cuerpo se resintiera, al haber sido consumidora de carne fui retirándola de mi alimentación poco a poco.

Lo primero que retire ya hace dos año fue el cordero, lo demás lo fui retirando mes a mes hasta no consumir ningún tipo de carne (ave, pez, lo especifico porque otra de las preguntas que me han hecho es si como pollo o atún… Y por supuesto la respuesta es NO, no como ningún tipo de carne.)

¿Necesitas suplementos de vitaminas?

La respuesta es sí y no, tengo en mi alimentación muchas fuentes de vitaminas de diversos grupos pero lo que sí suplementamos es la vitamina b12, esta vitamina es hidrosoluble y esencial para el funcionamiento normal del cerebro. Y no, no es necesario matar ningún animal para conseguirla, estudios han confirmado B12 biodisponible en algunas algas nori fresca y algunos tempeh.

La que nosotros estamos tomando es la B12 de Veggunn, os recomiendo mirar su web tiene muchos complementos 100% sostenibles y de alta calidad.

¿Cómo me siento?

Personalmente este cambio me ha hecho realmente feliz, siento que estoy en armonía conmigo misma, con el planeta y que estoy haciendo lo que para mí es correcto.

Mis hijos se están fijando en nuestro nuevo cambio y entienden perfectamente porque lo hago, Dulce de manera totalmente opcional también ha empezado a dejar de comer carne.

Me hace muy feliz ver que con el ejemplo que les doy ellos van valorando y eligiendo lo que piensan que es correcto.

Personalmente este cambio me ha hecho realmente feliz, siento que estoy en armonía conmigo misma, con el planeta y que estoy haciendo lo que para mí es correcto.

Mis hijos se están fijando en nuestro nuevo cambio y entienden perfectamente porque lo hago, Dulce de manera totalmente opcional también ha empezado a dejar de comer carne, me hace muy feliz ver que con el ejemplo que les doy ellos van valorando y eligiendo lo que piensan que es correcto.

Ser Vegetariana, ¿es difícil?

Si hablamos de la comida en sí es difícil pues yo he tenido que empezar a mirar cada etiqueta, pues aunque suene increíble hasta las nubes de golosina estás hecha con gelatina de cerdo…

Y si, no os voy a engañar al principio es duro porque cosas que consumías de manera habitual. Ahora te das cuenta de que llevan algún compuesto de de origen animal.

Si hablamos de la sociedad creo que aun es más difícil, me he encontrado con muchas miradas de:

”y esta, que hace comiendo una vegana en el burger King” o “pobres niños con una madre vegetariana”…

Sigue siendo una elección diferente para la mayoría de la población y que en muchos lugares no comprenden. Salir a comer fuera es todo un reto. A casa de mis familiares me llevo mi comida, pero cuando vamos a un restaurante es realmente frustrante ver como no tiene ninguna opción o si la hay lleva atún jajaja .

Cuantos tipos de vegetariano hay

Yo como mucha gente pensaba que podías ser vegetariano o vegano pero no, dentro de los vegetarianos hay diferentes “grados” por llamarlo de alguna manera.

 Una persona que decide comer huevos y productos lácteos se conoce como ovo-lacto vegetariano (‘ovo’ significa huevos y ‘lacto’ significa productos de leche).

También están los Ovo-vegetarianos que consumen huevos pero no productos lácteos. Dentro de estas diferentes optativas estás otras que para mi carecen de sentido común como los que consumen pollo o pescado…

Los veganos son los que no  consumen ningún producto proveniente de animales. Estas personas no comen ningún producto de carne, leche, queso, huevos, o miel.

En nuestro caso optamos por ovo-lacto vegetariano, aunque ya a día de hoy no consumimos leche. De hecho Alejandro consume leche de almendras, avena o soja.

Lo que si a día de hoy tengo clarísimo es que tarde mucho en dar este paso. Ser vegetariano es un estilo de vida, es tener respeto a la naturaleza a la vida de los animales es valorar cada ser vivo. Sin lugar a duda cuando das este paso tu mentalidad cambia y ves la vida de otro modo.

Gracias por dedicar un ratito de vuestro tiempo a leerme!

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 2 Promedio: 5)