Semana 23 de embarazo, ¿cuáles son los cambios importantes?

A la semana 23 de embarazo, la mujer embarazada entra en una fase marcada por los cambios en el comportamiento y desarrollo de su bebé. Empieza a estar más agitado y atento a las luces y sonidos, especialmente los más bajos.

Este es un buen momento para presentarle a su bebé diferentes sonidos y música, para que se acostumbre cada vez más a los ruidos externos. Con una audición más desarrollada, comienza a reconocer voces familiares.

Muchas mujeres y sus parejas aprovechan esta fase para leer, cantar y hablar con el bebé.

La mamá ahora puede estar preparada para sentir los movimientos de su bebé más intensamente. Entre la semana 23 y 26, el bebé no nacido comienza a patear y golpear a su madre.

El vientre de la mujer embarazada ya es muy grande y duro, típico de un embarazo más avanzado. Sin embargo, al final del tercer trimestre, todavía crecerá mucho. A partir de la mitad del embarazo, el bebé crece y aumenta de peso muy rápido.

¿Cuántos meses son las 23 semanas de embarazo?

La mujer con 23 semanas de embarazo está en su sexto mes de embarazo, entrando en el tramo final de su segundo trimestre. En esta etapa, el embarazo ya está muy avanzado y la ansiedad por el parto puede ser aún más pronunciada.

semana 23 de embarazo

Sin embargo, es necesario que la mujer mantenga la calma y siga cuidando de sí misma, haciendo todos los exámenes y manteniendo una rutina saludable.

Síntomas y signos del embarazo en la semana 23 de embarazo

Una mujer con 23 semanas de embarazo puede tener un aumento significativo del apetito, algo más común al principio del embarazo pero que también puede ocurrir con el embarazo más avanzada.

A pesar del aumento del apetito, la madre siempre debe optar por una dieta más saludable y no exagerar con los dulces.

Con el crecimiento acelerado del feto, es importante que la mujer embarazada siga una dieta siempre rica en nutrientes esenciales para el desarrollo del bebé. Esto no sólo en esta semana de embarazo, sino durante todo el embarazo.

Otros síntomas y cambios en el cuerpo de la mujer durante esta semana incluyen:

·        Acidez

El bebé es más grande en esta etapa, por lo que el útero puede terminar empujando el esófago y el estómago. Por lo tanto, puede ocurrir que la mujer sienta indigestión y acidez estomacal.

Aunque puede parecer un síntoma inofensivo, la mujer no debe tomar ningún medicamento por su cuenta. Lo ideal es hablar siempre con el médico u obstetra y entender qué se puede hacer para aliviar este malestar.

·        Hinchazón

La hinchazón es una queja común en las mujeres embarazadas, no sólo en la semana 23 de embarazo. En general, es más común que afecte a las piernas, los pies y las manos.

Para ayudar a aliviar la hinchazón, la mujer debe beber mucha agua, dar ligeros paseos y dejar los pies elevados siempre que sea posible.

·        Estrías

A medida que el bebé crece, el vientre de la mujer embarazada también se expande. Como resultado, la piel se estira y pueden aparecer estrías. En las mujeres que tienen una tendencia hereditaria es aún más común que aparezcan durante el embarazo.

Para ayudar a prevenirlo, lo ideal es empezar a utilizar cremas y aceites hidratantes desde el principio del embarazo, aplicándolos diariamente en las regiones más afectadas (vientre, nalgas, muslos, senos).

Al elegir los productos, es importante prestar atención a la composición y comprobar si el uso se libera para las mujeres embarazadas. Para estar seguros, es interesante hablar con un médico o un doctor y comprobar qué cremas son más indicadas.

·        Dolor espinal

El dolor de espalda, específicamente en la región lumbar, es una consecuencia del tamaño y el peso del vientre.

Para ayudar a que el dolor sea menos frecuente e intenso, la mujer debe evitar el uso de tacones altos. Dormir en una posición más adecuada también ayuda. Lo más recomendable es dormir de lado en la cama, con las piernas dobladas y (preferiblemente) con una almohada entre las rodillas.

·        Ombligo más evidente

Durante el embarazo, el ombligo de la mujer embarazada se hace más evidente, como si estuviera un poco más saltado o fuera. En algunos casos, incluso marca la ropa.

Sin embargo, no es algo de lo que las mujeres deban preocuparse, ya que es común y tiende a normalizarse después del nacimiento del bebé.

·        Contracciones de Braxton Hicks

Las contracciones de Braxton Hicks son un tipo de contracción que la mujer siente durante el segundo trimestre del embarazo y a principios del tercer trimestre. Es una condición normal y no indica que la mujer vaya a dar a luz.

Se consideran una preparación del útero para el momento del parto. No deberían causar dolor, molestias, hemorragias u otros síntomas. Si esto sucede, la mujer embarazada debe buscar atención médica.

·        Insomnio

Muchas mujeres embarazadas pueden quejarse de insomnio durante el embarazo y esto ocurre por varias razones. Los principales factores que interfieren en el sueño son el dolor de espalda, la dificultad para encontrar una posición cómoda (debido al tamaño del vientre), la ansiedad y la voluntad de orinar con frecuencia.

¿Cuál es el tamaño de su vientre en la semana 23 de gestación?

Es difícil saber el tamaño exacto de su vientre a la semana 23 de embarazo. En esta etapa, cada mujer puede tener un crecimiento diferente, que también depende de la dieta de la madre. En promedio, a las 23 semanas de embarazo, el útero tiene 22 cm de diámetro.

En esta etapa, la mujer puede haber aumentado en promedio entre 4 y 6 kg, variando según su dieta y su índice de masa corporal.

Con el aumento del apetito, mantener el control del peso requiere un doble esfuerzo. Sin embargo, es importante mantener una dieta equilibrada, ya que el sobrepeso durante el embarazo puede aumentar el dolor de espalda y la fatiga.

¿Cuál es el tamaño y el peso del bebé?

Un bebé de 23 semanas es del tamaño de un pomelo. Mide aproximadamente 28 cm. de la cabeza a los pies. El peso puede variar un poco, pero en promedio debe ser de unos 500g.

Al final del embarazo, el peso aumentará gradualmente. Cada semana, el bebé debe aumentar mucho de peso. Su piel, que es más arrugada y roja, tiende a volverse más suave y rosada.

¿Cómo está el feto a las 23 semanas de embarazo?

A las 23 semanas de embarazo, el bebé tiene la piel muy arrugada y rojiza. De hecho, esto se debe a la presencia de muchos vasos sanguíneos, que terminan siendo visibles debido a la piel aún más transparente. También hay varios órganos que se están desarrollando y continuarán evolucionando hasta el tercer trimestre, como los pulmones y el cerebro.

Los sentidos del bebé se están volviendo cada vez más sensibles. Comienza a estar mucho más atento a los sonidos, las luces e incluso a los movimientos externos. Puede prestar atención a las voces, los sonidos y la música. Los ojos del bebé ya son capaces de hacer movimientos rápidos y los rasgos de su cara están más definidos.

En esta etapa, la probabilidad de supervivencia del feto fuera del útero es baja, alrededor del 35%. Cada día en el útero es importante para que el bebé se desarrolle plenamente, creciendo y ganando peso de forma saludable hasta el último mes de embarazo. Por lo tanto, a las 23 semanas, sería un nacimiento muy prematuro

A la semanas 23 de embarazo, casi al final del segundo trimestre, es posible que la ansiedad de las madres y los padres por ver la cara del bebé sea aún mayor.  Preparar la habitación, la ropa y el cuidado de su bebé puede ser una ocupación interesante para este momento, para que todo se vea con calma y no se deje para el último minuto.

Mi experiencia:

En estas semanas ya tuve que adquirir ropa premamá, pues ya en estas semanas es imposible poder usar la ropa que usabas habitualmente. Si aun no lo haces empieza a hidratar tu piel pues empieza el crecimiento rápido de la barriguita!

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)