Semana 25 de embarazo, ¿qué hay de nuevo en esta etapa?

Durante esta fase, para la mujer y el feto, cada semana significa cambios. En la semana 25 de embarazo, el embarazo ya está más avanzado y la mujer está en su segundo trimestre.

No es exactamente el tramo final del embarazo, pero el bebé ya está mucho más desarrollado como ya lo está en el sexto mes de embarazo.

La semana 25 está marcada por el desarrollo del cerebro, con la corteza cerebral formando elaboradas capas. También es a partir de esta semana que el bebé comienza a agitarse más, pateando y golpeando mientras mueve el vientre de la madre.

A continuación se presentan las principales características del bebé y los síntomas presentados por la mujer embarazada esta semana.

¿Cuál es el peso ideal para un feto en la semana 25?

El peso del feto puede variar mucho, independientemente de la semana de embarazo. Normalmente, a las 25 semanas, el bebé promedio debería tener entre 600 y 800 g. En esta etapa, el bebé puede aumentar de peso de 30 a 50 gramos por día.

¿Qué tamaño tiene el bebé a las 25 semanas?

El bebé a las 25 semanas tiene un tamaño comparado con una mazorca de maíz o brócoli. En centímetros, mide aproximadamente de 30 a 33 cm (de la cabeza al talón).

¿Cómo es el desarrollo de su bebé a la semana 25?

A las 25 semanas de embarazo, el bebé tiene una piel fina, arrugada y más pálida. Poco a poco, a medida que los vasos sanguíneos bajo la piel se desarrollan, se vuelve más rosado.

Además, con el aumento de peso y de músculo, la piel del bebé tiende gradualmente a ser menos fina. Los pulmones y las fosas nasales se abren, y el sistema respiratorio del bebé comienza a desarrollarse. Incluso sin que entre aire, el órgano es capaz de realizar algunos ejercicios de respiración.

Esta semana y durante todo el sexto mes, su bebé está en una etapa en la que se le considera más inteligente. Esto se debe a que la corteza cerebral comienza a desarrollarse, teniendo capas más elaboradas, con los surcos característicos del órgano más evidentes).

Los sentidos del bebé también se están desarrollando rápidamente y puede ser capaz de percibir los sonidos y las luces del exterior. Al final del embarazo, estos sentidos serán aún más agudos.

Es posible que la mujer embarazada empiece a sentir pequeñas patadas y puñetazos del feto a finales de esta semana, ya que el bebé se mueve mucho en el útero (todavía hay mucho espacio para que el bebé engorde y crezca).

Este movimiento también se debe a la liberación de cortisol producido por las glándulas suprarrenales, una hormona que interfiere con el estrés y la agitación del bebé desde el embarazo.

Su cabeza también es mucho más grande en comparación con su cuerpo, pero no tan desproporcionada como antes.  Algunas características físicas más sutiles, como el color y la textura del pelo, la línea de los labios, el color de los ojos ya se notan. Sin embargo, hasta el final del embarazo, el color del cabello puede cambiar.

Síntomas y cambios en la mujer embarazada con 25 semanas de embarazo

La semana 25 de embarazo no es una fase en la que la madre presente muchos síntomas comúnmente. Incluso puede considerarse la fase más cómoda para algunas mujeres, ya que apenas tienen las náuseas al principio del embarazo y el dolor en el cuerpo al final del mismo.

Pero, como todo es relativo cuando se trata del embarazo (porque cada organismo reacciona de manera diferente), algunos pueden tener síntomas característicos y cambios más notorios. Son ellos:

·        El tamaño de la barriga

La semana 25 de embarazo, el vientre de la mujer embarazada ha crecido considerablemente. Al final del embarazo, con el bebé creciendo y engordando, el vientre tiende a crecer aún más.

Por lo tanto, algunas mujeres pueden sentir ya algunas molestias causadas por el tamaño y el peso de su vientre. Además, pueden experimentar dolor de espalda y pélvico, normalmente más ligero que el experimentado en el último mes de embarazo.

Además del tamaño, las mujeres embarazadas pueden notar la aparición de un picor en la región del vientre, causando debido al hecho de que la piel se estira mucho en esta fase.

·        Dificultad para dormir

Debido al tamaño de la barriga, algunas mujeres no pueden encontrar una posición cómoda para dormir. De esta forma, pueden tener la calidad del sueño alterada. Esto es más común al final del embarazo, pero ahora, en el sexto mes, también es común.

Las madres también pueden tener dificultades para dormir porque sienten una mayor necesidad de orinar, teniendo que levantarse constantemente para ir al baño.

Otros factores que interfieren con el sueño son el lado hormonal y emocional. En el embarazo, el aumento de estrógeno y progesterona puede interferir con el ritmo de sueño.

Además, la ansiedad y el miedo al parto pueden hacer que la mujer esté más tensa, ya que le resulta difícil mantenerse relajada para dormir bien.

·        Dificultad para respirar

En esta etapa, con el crecimiento acelerado del bebé, se produce una mayor presión sobre el diafragma. El útero, a las 25 semanas de embarazo, tiene aproximadamente 25 cm de diámetro.

Por lo tanto, la mujer puede tener un poco más de dificultad para respirar, cansándose fácilmente.

·        Urgencia frecuente de orinar e infecciones de las vías urinarias

La mujer embarazada tiende a sentir cada vez más ganas de ir al baño para orinar, ya que el bebé tiende a presionar su vejiga. Esto es muy común durante el tramo final del embarazo, y el riesgo de infecciones del tracto urinario (UTI) también es recurrente.

Por lo tanto, la mujer debe ser consciente de los síntomas, que incluyen ardor, olor desagradable y dolor al orinar. Si la mujer identifica alguno de los síntomas, debe buscar consejo médico y nunca automedicarse.

·        Exámenes

Entre la semana 24 y 28 del embarazo, es importante que la mujer conozca la prueba de detección de la glucosa para comprobar los niveles de azúcar en la sangre. Esto debe hacerse para prevenir y diagnosticar la diabetes gestacional, una condición que afecta aproximadamente del 2 al 5 por ciento de las mujeres embarazadas.

La afección suele desaparecer después del nacimiento del bebé, pero se debe hacer un seguimiento durante todo el embarazo.

El examen para detectar la enfermedad es simple. La mujer embarazada debe consumir una solución azucarada para recoger sangre en la secuencia. Si las pruebas muestran altos niveles de azúcar en la sangre, la mujer debe ser referida para otra prueba de glucosa para confirmar la condición.

Si se confirma el diagnóstico, la mujer embarazada debe comenzar el tratamiento, que consiste en una dieta específica y, si el médico lo considera necesario, medicación. Es importante conocer los cambios que se producen durante el embarazo semana a semana y reconocer los síntomas comunes según cada período.

A la semana 25 de embarazo (equivalente al sexto mes), el bebé está más agitado. La mujer embarazada puede estar en la fase más descansada ya que no experimenta tantos síntomas incómodos que pueden ser comunes al principio del embarazo como las náuseas.

Sin embargo, debe estar atenta a los exámenes, mantener siempre una dieta sana y equilibrada y tener un seguimiento médico.

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)