Semana 35 de embarazo, síntomas y peso ideal del bebé

La semana 35 de embarazo es parte del tercer trimestre e indica que el nacimiento está cerca. En esta etapa, se pueden hacer algunas cosas para ayudar a que el bebé llegue. Por ejemplo, comprueba que todo esté listo.

Por ejemplo, el ajuar del bebé debería estar listo. También piensa en la cuna, el cochecito y el asiento (confort del bebé) para poner en el coche. Si tiene otros hijos, busque a alguien que le ayude a cuidarlos, al menos durante las primeras semanas después del nacimiento.

Si sus hijos son pequeños, los padres también pueden hablarles sobre la fragilidad del bebé y la necesidad de prestarle más atención. No olvides involucrarlos en este momento mágico. 

Otro punto en el que hay que pensar es en la alimentación después de que el bebé nazca. Si sólo la mujer embarazada cocina, puede preparar la comida y congelarla, lo que le facilitará mantener su rutina de alimentación. 

Las madres y los padres pueden seguir investigando el cuidado del bebé y otros temas como la lactancia materna y los folletos de vacunación.

¿De cuántos meses está embarazada la mujer de 35 semanas?

A las 35 semanas comienza el octavo y penúltimo mes de embarazo. El bebé tiene casi todos los órganos y sistemas formados, algunos ya funcionan (como el sistema nervioso) y otros entran en funcionamiento después del parto (el sistema respiratorio que aún está madurando).

El bebé identifica las voces y los sentimientos de la madre y siente todas las caricias.

Por lo tanto, la mujer embarazada puede aprovechar la oportunidad para cantar o leerle cuentos al bebé y hacer caricias en el vientre.

¿Cuál es el peso ideal para un feto en la semana 35?

El peso ideal para un bebé de 35 semanas varía entre 2kG y 2,3kG, y la longitud varía entre 45cm , como un coco grande.

Al llegar a la semana 35, el bebé está todo formado. A partir de ahora, aumentará de peso y crecerá diariamente.

En promedio, el peso tiende a aumentar en 250g por semana. Al nacer, en aproximadamente un mes, el bebé pesará un poco más de 3kG. 

Los movimientos se siguen percibiendo con frecuencia aunque el espacio se reduce a medida que el útero se va haciendo pequeño.

En esta etapa, el bebé también puede estar empezando a girarse y estar en forma para el nacimiento. La posición correcta para un parto saludable es con la cabeza dirigida hacia el canal vaginal y las piernas presionadas contra las costillas de la madre.    

semana 35 de embarazo

¿Es prematuro un bebé de 35 semanas?

Sí. Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), los bebés menores de 37 semanas se consideran prematuros.

Pero eso no significa necesariamente algo serio o peligroso. Generalmente, en estas condiciones, un bebé tiene todas las condiciones para sobrevivir cuando un niño nace en el momento adecuado.

Pero entre las complicaciones que pueden resultar de un nacimiento prematuro están: problemas con la temperatura corporal, dificultad para amamantar y menos resistencia a las infecciones. Por lo tanto, en algunos casos es necesario que el niño permanezca en incubadoras hasta su pleno y saludable desarrollo.

En general, son las gemelas o los mellizos embarazados los que tienen más probabilidades de entrar en trabajo de parto prematuramente. Pero esto no significa necesariamente algo serio o peligroso, especialmente si el cuidado prenatal se hizo correctamente.

Aún así, en caso de sospechas y síntomas como dolor y hemorragias, busque una sala de maternidad. 

¿Cuáles son los síntomas en la semana 35 de gestación?

Durante el embarazo, el organismo de la mujer pasa por varios procesos de transformación. Compruebe las partes del cuerpo más afectadas alrededor de la semana 35 de embarazo:

·        Espalda

Con el peso y el tamaño del vientre es normal que algunas mujeres embarazadas tengan el eje del equilibrio comprometido.

Esto termina generando dolor y molestias en la espalda. Sin embargo, una mujer siempre debe tratar de corregir su postura mientras está de pie, acostada o sentada. El uso de almohadas y cojines puede ayudar durante estas horas.

·        Vientre duro

La sensación de vientre duro es común en el tramo final del embarazo. Esto se debe a las contracciones del útero que se está preparando para el nacimiento.

Esta condición sólo es un signo de preocupación si va acompañada de dilatación, hemorragia o dolor intenso.

La mujer puede tratar de respirar tranquila y profundamente para aliviar la sensación del vientre duro. Acostarse sobre el lado izquierdo también suele funcionar para aliviar el malestar. 

·        El sistema digestivo 

Con el movimiento del bebé para encajar, los intestinos (grandes y pequeños) pueden ser presionados causando estreñimiento o tenesmo (necesidad frecuente de evacuar).

También es normal que algunas mujeres embarazadas tengan flatulencias (eliminación frecuente de gases). Las hormonas y la presión del bebé en el sistema digestivo están relacionadas con esta condición. 

Para reducir las molestias, la mujer debe evitar comer alimentos difíciles de digerir, como frijoles, dulces, pasta y frituras.

·        Miembros (pies, piernas, brazos y manos)

Muchas mujeres embarazadas se quejan de hinchazón durante el embarazo. Las causas de la hinchazón pueden variar: retención de líquidos, aumento de la presión arterial o falta de circulación de la sangre.

Para disminuir esta condición o reducir las molestias, la mujer embarazada puede dar ligeros paseos, estirar las piernas, beber un promedio de 2L de agua por día y usar ropa cómoda.

·        El canal vaginal

Algunas bacterias, hongos o virus pueden entrar en el canal vaginal y pueden causar complicaciones al bebé mientras está en el vientre o incluso durante el parto.

Por lo tanto, el obstetra puede solicitar un examen para comprobar que estos microorganismos no están presentes en el canal vaginal.

La prueba más común se llama cultivo de secreciones vaginales y consiste en recolectar material de la vagina. Si el resultado es positivo, la mujer embarazada puede tomar antibióticos según las recomendaciones de su médico.

·        Costillas

El bebé también puede terminar empujando sus costillas causando dolor e incluso un poco de dificultad para respirar.

Mamá puede tratar de respirar profundamente y con calma cuando tiene problemas. Masajear suavemente la zona también puede ayudar.

·        El sistema urinario

Con la presión ejercida por el bebé sobre la vejiga, es común que la mujer embarazada tenga un deseo frecuente de orinar.

Sin embargo, aunque las visitas al baño son más constantes, la mujer debe seguir bebiendo un promedio de 2L de agua por día.

Además de preocuparse por la deshidratación, la mujer también debe tener cuidado de no contraer bacterias o virus que puedan causar infecciones de la vejiga y del sistema urinario.

·        Útero

El cólico puede marcar el final del embarazo. Los dolores y contracciones en este órgano pueden causar molestias y preocupaciones. Pero mantener la calma es importante.

Falta, en promedio, menos de un mes para el nacimiento, por lo que es normal que el cuerpo se esté preparando para el nacimiento. El cólico es normal. Pero si el dolor es intenso o está acompañado de fiebre y hemorragia, es aconsejable buscar consejo médico.

El embarazo está llegando a su fin con el comienzo del penúltimo mes. Se pueden hacer algunos preparativos. La ansiedad y la expectativa tienden a aumentar cada vez más a partir de esta etapa.

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)