Semana 37 de embarazo, ¿Cuáles son los síntomas y otras dudas?

En la semana 37 de embarazo, el bolso del bebé y de la mamá deben estar ya listos. Si aun no los ha realizado pueden comenzar a hacerlos, ya que se  puede entrar en trabajo de parto en cualquier momento.

Por lo tanto, la madre debe aprovechar estos últimos días para cuidarse y preparar la llegada del bebé. Las aficiones y los pasatiempos pueden ayudar a aliviar la ansiedad y el nerviosismo comunes en esta etapa final.

Ver películas y series, leer libros, escuchar música, bailar y cantar para el bebé son sugerencias de actividades que la mayoría de las mujeres embarazadas pueden hacer.

Las mujeres deben aprovechar estos últimos días para relajarse y descansar antes de que nazca el bebé.

¿37 semanas de embarazo son cuántos meses?

A las 37 semanas de embarazo, la mujer estará a principios del 9º mes. El bebé ya está listo para nacer, pero para la semana 42 debería ganar más peso para sobrevivir saludablemente fuera del vientre.

Los pulmones suelen estar casi listos para respirar y llorar. El cuerpo del bebé puede decir por sí mismo si su sistema respiratorio está lo suficientemente maduro para sobrevivir fuera del vientre.

37 semanas de embarazo

Todos los órganos y sistemas están completamente formados. Pero en la gran mayoría de los casos, necesitan crecer un poco más para asegurar su correcto funcionamiento.  

En esta etapa, el bebé tiene el tamaño de un melón de invierno, 47cm y casi 2,9kg de media.

¿Cuáles son los síntomas en la semana 37 del embarazo?

A medida que se acerca el parto, la mujer debe cuidar aún más su salud.

Mantener una dieta saludable, una adecuada ingesta de agua, un buen sueño y evitar el contacto con el frío puede ayudar a tener un parto más saludable.

Aún con todos los cuidados, las madres pueden tener algunos síntomas típicos del último mes de embarazo:

·        Orinar con frecuencia

A medida que se acerca el nacimiento, el bebé debe estar girando para poder dar a luz.

Estos movimientos pueden causar una ligera presión en la vejiga de la madre, que puede tener ganas de orinar varias veces al día. 

·        Dolor de espalda

A medida que el bebé desciende para encajar, la barriga puede estar más baja que el resto del embarazo.

Esto causa un cambio en el punto de equilibrio del cuerpo, que puede terminar causando dolor de espalda.

Las mujeres embarazadas, especialmente al final del embarazo, deben cuidar su postura para evitar las molestias y la presión sobre la columna vertebral.

·        Acidez

El crecimiento del bebé puede ejercer presión sobre el estómago, haciendo que los ácidos se extiendan a otros órganos como el esófago.

Esto genera esa sensación de ardor, que es bastante común al final del embarazo.

·        Pechos hinchados

El cuerpo ya está empezando a prepararse para la lactancia. Esto puede causar una sensación de hinchazón en los senos. Por lo tanto, la incomodidad y la sensibilidad en los senos son comunes en la semana 37.

También es común notar que el halo de los pechos puede ser más grande o más oscuro.

En las mujeres embarazadas que producen mucha leche, también puede ocurrir que tengan fugas, aunque el bebé no haya nacido todavía. 

·        Cansancio

Es normal que una mujer se sienta más cansada durante la etapa final del embarazo.

La calidad del sueño también puede verse comprometida durante la semana 37 del embarazo, ya que la ansiedad y algunos movimientos del bebé pueden quitarle el sueño durante la noche.

Por lo tanto, las madres deben descansar siempre que sea posible.

·        Cólicos y contracciones

Algunas mujeres pueden experimentar calambres y contracciones en el útero. Si son transitorios y no sangran, son signos normales de que el cuerpo se está preparando para el parto.

Estas molestias son causadas por los movimientos del bebé o del útero. Además, puede haber dilatación del canal vaginal, lo que causa más incomodidad.

Los cólicos y las contracciones tienden a ser más fuertes o más frecuentes a medida que se acerca el parto. 

En caso de duda, consulte a un médico independientemente de si tiene síntomas o no.

¿Es normal que un bebé nazca en la semana 37? ¿Es prematuro?

Para que un bebé sea considerado prematuro, el nacimiento debe ocurrir antes de las 37 semanas de embarazo. En este momento, aunque ya está formado, sigue creciendo, desarrollándose y ganando peso dentro del vientre de la madre.

Si el nacimiento es normal y no es inducido, es normal que el bebé nazca a principios del noveno mes. No se recomiendan las cesáreas programadas durante la 37ª semana de embarazo. Esto se debe a que el tiempo de embarazo es sólo una especulación de la madurez del bebé.

Pero debido a que cada bebé tiene su propio tiempo de desarrollo, el nacimiento programado puede terminar induciendo un nacimiento prematuro, sin que el bebé esté realmente listo para nacer.

Al completar las 37 semanas de embarazo, la expectativa de la llegada del bebé es grande. La mujer necesita prepararse emocionalmente para el parto y empezar a cuidar del bebé.

Mi experiencia en la semana 37:

 Estas última semana lo más probable es que te realicen el cultivo vagino /rectal, no te preocupes no es para nada molesto y es muy importante tenerlo realizado antes del parto.

También tendrás las últimas visitas donde te programaran los monitores.

En mi caso a estas alturas estaba reteniendo muchísimo liquido, así que te recomiendo que un par de veces al día te tumbes con los pies un poquito levantados, bebas mucha agua y zumos de frutas naturales.

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)